Signo editores / Literatura a Mil

Naranjas (Ayelén)

Comparte este post

La naranja gotea el cítrico putrefacto de su piel, como veneno que su cuerpo expulsa, que la hiere desde dentro y resquebraja la corteza. El árbol está enfermo, contagia a sus frutos, proceso propio de la naturaleza, fiel encuentro del comienzo con el fin de un ciclo que se alarga en trascendencia.
El fruto no se completa, se reseca en flor, madura entre pestes y plagas; Busca su instinto, huele la primavera por encima de su hedor. Es la sal de las mariposas que condimentan con su brillo, es el brillo aceitoso del sol que demuestra un nuevo caldo de cultivo. Está sana su semilla, enfermo su caparazón.
La luz que todo lo cura, el poder de la ascensión, impulsan el instinto a nuevos horizontes, buscando sanar su dolor.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies