Signo editores / Literatura a Mil

Nada es lo que parece (Miguel Angel)

Nada es lo que parece (Miguel Angel) Comparte este post

Joven, tez oscura, cabello ensortijado, finos labios y enormes ojos negros que desprendían cierta melancolía. Sus largos dedos se afanaban en estirar, comprimir y cortar con destreza las venosas hojas de tabaco. Aquella “torcedora” cubana enrollaba la tripa con el capote hasta conseguir aromáticos puros habanos. De aquellas delicadas manos femeninas partía tan apreciado producto.
*”¿Cómo te llamas?”
– “Soy Magdalena”, respondió, “como la pecadora redimida por Jesucristo, pero mis padres nunca reconocieron que me trajeron al mundo con el género equivocado. Quizá usted conozca algún doctor que realice la intervención que yo preciso?”
*”No, no, lo siento”, sólo logré balbucear.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies