Signo editores / Literatura a Mil

Mujer al vacío (Laura Ramos)

Comparte este post

Quería desaparecer sin llamar la atención. Simplemente no iba con ella así que, cada noche, se iba vaciando con una cucharilla. Para no dejar rastro, se deshacía de la carne sobrante alimentando a los tristes gatos del solar contiguo a su casa.
A pesar de su discreción, hubo más de uno que la notó cambiada, más flaca que de costumbre, más pálida de lo habitual, pero lo atribuyeron a la inminente llegada del verano, a un tardío pero honroso intento de meterse en algún bikini siempre demasiado estrecho. Y la felicitaron.
Un día ya no pudo más. Caminaba por la calle y se desvaneció. Su cuerpo contra el suelo sonó como el tañido de una campana. Se le había quedado la cucharilla dentro. Aquel sonido extemporáneo llamó la atención de los transeúntes que, inmediatamente, llamaron a la ambulancia. Allí mismo intentaron reanimarla pero su cuerpo ya solo albergaba la cucharilla y su corazón pegado al pecho por dentro con cinta adhesiva. Los gatos, ahítos de su carne, se habían negado a comérselo.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies