Signo editores / Literatura a Mil

¿Para qué moverse? (Mónica Giraldo Restrepo)

Comparte este post

Todo le resultaba ajeno desde lo alto. Había llovido sin tregua en las últimas semanas y todo estaba anegado. La yegua rescató a su potro de aquella trampa fangosa, obligándolo a moverse a terrenos más firmes, mientras ella quedaba atrapada por su propio peso. Él contempló impávido la agonía de la bestia. Presenció su lucha inútil para mantenerse a flote y escapar de la muerte. Cuando desaparecieron las burbujas desplegó una soga para descender del árbol y volver a casa. Años después publicaron su foto con grandes titulares de prensa. Murió encadenado a un buque para impedir la cacería de ballenas en el ártico.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies