Signo editores / Literatura a Mil

Para qué mirar al cielo (Ana Centellas)

Comparte este post

Las estrellas fugaces cruzan el cielo dejando una estela de luz. La oscuridad del jardín es perfecta para divisar la decena de Perseidas que vuelan sobre nosotros esta calurosa noche del mes de agosto. Estamos tumbados sobre el césped, disfrutando del delicioso frescor de la hierba bajo nuestros cuerpos enredados.

Nuestros ojos no se han separado ni un instante. Un silencio cómodo se ha instalado entre los dos, incapaces de expresar con palabras los sentimientos que inundan nuestro corazón. Me pierdo en la oscuridad de sus ojos, iluminados brevemente con la tenue luz de la luna casi nueva en el cielo estrellado. En el silencio de la noche, sólo se escucha el sonido de nuestras respiraciones.

– ¿Miramos al cielo? -susurré.

Sus ojos siguieron clavados en los míos, envueltos en el silencio apenas roto por mis susurros. Un suspiro escapó entre sus labios.

– ¿Para qué mirar al cielo si ante mí tengo la estrella más hermosa que jamás podré contemplar?

Gracias, noche, por esconder mi sonrojo.

1 comentario

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies