Signo editores / Literatura a Mil

Metamorfosis (Fernanda Rodríguez Briz)

Comparte este post

Cuando aquel insecto se despertó una mañana después de un sueño intranquilo, se encontró convertido en un monstruoso espanto. Estaba tumbado en su nido sobre su espalda blanda, sin caparazón y, al levantar un poco la cabeza, veía un vientre abombado, lechoso, en cuyo centro se arremolinaban escasos pelos. De sus muchas patas, solo quedaban cuatro, ridículamente largas en comparación con el resto, agitándose sin concierto.
-Dios mío, ¿y si siguiese durmiendo y me olvidase de todas estas pesadillas?

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies