Signo editores / Literatura a Mil

Me besas (Juan González de las Casas)

Comparte este post

Aun próximo el verano, la noche es fresca. Nada del otro mundo, una noche guiada por el mes que le corresponde. Su aire perfumado se traslada, sí, eso es, se traslada como el silencio de una trinchera. Una fresca y larvada noche de primavera.
El frío deforme apaciguaba -dirías, eligiendo mal las palabras¬- cualquier devaneo. ¿Me besas, entonces?

No han pasado sino unos minutos, tres, cuatro, te llamo. ¿Qué azar de puntillas señalamos? Estamos en el mejor lugar.

Tienes la delicadeza de sonreír antes de besarme despacio. Fruta, respiración, piel; por ese orden. Yo guardo la marca de una noche de abril que no es fresca sino agitada.

¡Pregúntame por mi pecho, que presagiada y minuciosamente recorres! Sensuales gotas de sudor me adivinas. Ahora nos desconocemos. Soy tu secreto. Lo guardas ávidamente divertido. Y seré el propio secreto. Escapando de Me besas.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies