Signo editores / Literatura a Mil

Más que un número (Gabriela)

Comparte este post

Una mañana, cuando tenía ocho años, madre me despertó vestida de negro. Después, me puso el traje de los domingos, aunque fuera jueves. En casa, todos vestían el negro y cuando pregunté qué ocurría, me mandaron a callar. Un primo, mayor que yo, se acercó y me susurró: “¿No te lo han contado? Ayer, tu hermano jugaba a la rayuela en el patio trasero. Tiró la piedra y cayó en el número tres. Con la pata coja saltó al uno, saltó al dos… ¡y zas! cuando pisó el tres, el cemento del patio se lo tragó. Por eso, hoy estamos de funeral”.
Por la noche, decidí visitar el dibujo hecho por mi hermano. La luz de la luna ofrecía claridad. Había llovido, pero encontré los restos de tiza. Para mi sorpresa, ¡sólo permanecía el recuadro del número tres! La piedra se encontraba sobre la raya. Se me aceleró el corazón. Pensé en Ernesto… Miré el número tres… Levanté el pedrusco, cerré los ojos y tiré al único número que quedaba. Un alarido hueco inundó la casa. Era de mi madre.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies