Signo editores / Literatura a Mil

Mariposas (*L*)

Comparte este post

El último fin de semana que estuve con papá cazamos siete y las metimos en un tarro de cristal con la tapa llena de agujeros. Aún sigue el tarro boca abajo sobre su estómago y revolotean dos, pero con ella no ha funcionado. Tendré que telefonear a papá para decirle que la he liado un poco, que me he hecho pis en los pantalones y que no sé cómo limpiármelos, ni cómo limpiarlo todo. Le diré que es casi seguro que mamá ya no vuelva a sentirlas ahí por él, pero que no se preocupe, que cazaremos más, buscaremos juntos a otra señora que le guste mucho y probaré a metérselas a ella también, por si al final funciona, se queda para siempre con él y así deja de estar triste. Y que venga a buscarme pronto, le diré. Que mamá estaba dormida cuando lo hice. Que apenas le dolió. Que sólo me dijo “pero, ¿qué has hecho, mi niño?” y después cerró los ojos poco a poco. Que han salido ya dos soles y sigue sin despertarse. Y que me he comido todas las galletas de la despensa, pero que tengo más hambre.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies