Signo editores / Literatura a Mil

Mareado (Carlos Pili)

Comparte este post

La mañana me mostró un mar que no tenía muchas ganas de acercarse. Vi rocas que, habitualmente, están cubiertas por el agua. Los colores giraban en torno al verde un poco más oscuro, hasta perderse en el negro y otros que la ilusión óptica disfrazaba a gusto. Me acompañaba el viento. No me llevo bien con él, pero caminamos juntos sin mayores discusiones. Empujaba desde el norte,provocando acaloradas sensaciones sobre la piel. Otros paisajes aparecían de pronto y sin que me diera cuenta desaparecían. El aire subía hasta un cielo que jugaba a pintarse de gris y a esconder al sol. Mis ojos pidieron permiso para apoyar las miradas. De pronto el olor a comida y un malbec de compañía.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies