Signo editores / Literatura a Mil

Malditas margaritas (María Martín)

Comparte este post

Enrabietada ante la respuesta negativa que había obtenido, terminé de deshojar aquella triste margarita y me agaché para tomar otra, convencida de que esta vez la respuesta sería distinta. Sin embargo, cuando me disponía a cortarla, fue la flor la que me atrapó a mí. De manera cruel, desalmada y subversiva comenzó a extirparme manos, orejas, nariz, dedos… Mientras me arrancaba lo poco que me quedaba de piel me preguntaba sanguinariamente con voz aterradora:

̶ ¿Te quiere? ¿No te quiere? ¿Te quiere?

Cuando consiguió dejarme en los huesos, se marchó carcajeando. Ahora soy un triste esqueleto que deambula lúgubremente por el Parque Tres de Febrero, regadera en mano, impidiendo que se marchiten las malditas margaritas.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies