Signo editores / Literatura a Mil

Un mal día (Acsel Reyes García)

Comparte este post

Me comencé a preocupar cuando vi a ese estúpido cruzar la calle. Minutos antes, mi mujer me había abandonado justo en el andén de lo que yo llamaba mi felicidad. En esos momentos, una pérdida de fuerza indescriptible me impidió seguir caminando; mi vida estaba escrita y sabía que la aparición de aquel extraño sujeto cambió mi destino. Decidí cambiar mi dirección y volver al lugar de mi muerte. Ahí bañado de sangre, reposaba un cuerpo sin vida, no había testigos. La mujer que amaba, salió de su domicilio y se desplomó al ver un muerto sobre su acera que llevaba mi nombre. La ambulancia no tardó en hacer su aparición, reanimaron a Carol, levantaron mi cuerpo de la acera y cubrieron mi rostro con una manta descolorida. Minutos después pude recordarlo: fui asesinado cuando intercepté a ese individuo antes de que llegará a su casa. En el forcejeo dos disparos en el hígado me despojaron de la vida al instante. Ella no fue a mi funeral. Había sido un suicidio.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies