Signo editores / Literatura a Mil

Luz entre las cenizas (César Romero)

Comparte este post

El cigarrillo se consumía entre mis labios. El cilindro blanco se iba transformando en otro gris, veteado de blanco y negro. Las cenizas incumplían la ley de la gravedad y permanecían unidas a la boquilla. Ni siquiera se inclinaban. La boquilla también se fue consumiendo poco a poco entre mis labios. Estaba a punto de quemarme. Quise coger entre mis amarillecidos dedos el cigarrillo, pero las manos no respondían a mi deseo. No podía quitármelo de la boca. Noté cómo los labios empezaban a quemárseme, a convertirse con una lentitud torturadora también en ceniza. Fue entonces cuando desperté, agobiado, jadeante, con la boca seca o abrasada, transpirado hasta el último de mis poros.
Esa misma mañana dejé de fumar. La mancha que la tarde anterior el médico había visto en la resonancia magnética de mis pulmones desde luego nada tiene que ver con mi firme decisión.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies