Signo editores / Literatura a Mil

Luz (Jota López)

Comparte este post

Entró tambaleándose en el bosque. La lluvia le golpeaba la cara, parecía gritarle “No vayas”, pero la luz era demasiado atractiva, un lugar en el que sentirse seguro, un bálsamo para las heridas de la vida. La luz intensificó su fuerza, ya podía notar su calor. Cuando estaba a unos pasos la sensación dejó de ser agradable, no había calidez, más bien le estaba abrasando. Intentó darse la vuelta, pero sus pies seguían caminando hasta que finalmente la luz lo devoró.
Despertó entre sudores fríos, respirando a grandes bocanadas, mareado por el calor sofocante del que la habitación parecía haberse llenado. Intentó volver a dormir, pero esa noche le resultaría imposible. Un poco de agua helada quizás le aliviaría.
Aun mareado caminó por el pasillo a oscuras, iluminado de forma tímida por un resplandor azul que entraba por la ventana del salón. Se acercó con paso lento y apartó la cortina. Una luz brillaba en el bosque dándole un color azulado. Le pareció realmente bella, casi irresistible.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies