Signo editores / Literatura a Mil

Luna llena (Macarena Hernández Jiménez)

Comparte este post

Cuentan que en las noches de luna llena las almas se agitan. Cuando todo se ilumina con la mirada del astro, los árboles se mecen al compás de la brisa y las bestias permanecen en silencio, observándola, deseando que no desaparezca tras el horizonte. Cuentan que hasta el mar se enamoró de ella y que, cuando aparece, sus aguas quieren tocarla y se acercan con la ilusión de que, quizá, algún día ella les regale un beso. Cuentan que un Dios castigó al Sol a no disfrutar de su belleza, envidioso de la luz que este emana y, cada amanecer, la estrella llora furiosa ante la certeza de no poder verla nunca, y remolonea en el infinito con la esperanza de coincidir con ella aunque solo sea un segundo.
Cuentan que la blanca luna fue maldita y condenada al destierro en la oscuridad, donde nadie pudiera alcanzarla viviría en el mundo de los sueños, de lo irreal. Cuentan que, en ocasiones, el hechizo se rompe y despierta de su letargo, ajena a todo el amor que la rodea y, entonces, te busca…

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies