Signo editores / Literatura a Mil

Los muñecos (Bladimir Alexis Espinoza Reyes)

Comparte este post

A mi abuela le encantaba jugar con muñecas. Cada noche después de cenar, tomaba sus muletas, y con una discreta sonrisa y ojos picarones, se iba de prisa a su habitación. Eran tres muñecas y dos muñecos, los que mantenía siempre bien vestidos, limpios y ocultos durante el día debajo de su almohada. Sus nombres, que pronunciaba casi siempre en voz baja, eran los mismos de sus cinco hijos. Mi abuela vivía hace 7 años en un asilo de ancianos, y ahí falleció. Sus hijos, inconsolables, no la sepultaron con sus cinco muñecos.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies