Signo editores / Literatura a Mil

Los geranios (Almudena Pérez Cruz)

Comparte este post

Odiaba los geranios, ¿por qué mi madre en nuestra terraza solo tenía geranios?, ¿es que no existía nada más? Las madres de mis amigas tenían claveles blancos, rojos y amarillos; hierbabuena y sándalo, que olían la mar de bien, y hasta rosales de pitiminí, que daban unas diminutas rosas como caritas sonrientes. La madre de Pili Aguirre tenía una hiedra que no paraba de trepar por la pared y un jazmín con unas florecitas blancas que hacían perder el sentido. Dejé de jugar con mis amigas para no tener que ver sus terrazas: me moría de la envidia. Dejé de salir a la nuestra, porque el pestilente olor de los geranios me daba náuseas. Una noche de verano hice de tripas corazón y, mientras todos dormían, me levanté con sigilo y uno a uno me los comí todos, durante muchos días tuve un terrible dolor de barriga, pero me aliviaba pensar que había merecido la pena, hasta que un día, terminadas las vacaciones, a la vuelta del colegio, miré desde la calle a mi terraza y la vi llena de geranios.

1 comentario

Marta 17 julio, 2016 Responder

Breve, bien escrito y con curioso final. Me gusta.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies