Signo editores / Literatura a Mil

Lirios blancos (Ignacio González Ramírez)

Comparte este post

Mostraba el artefacto sin dejar de gritar para alertarlos. Pudo escapar del restaurante repartiendo empellones. Entre las terrazas concurridas por quienes tomaban el fresco de la tarde, corrió con todas sus fuerzas hacia el mar. Podía ver que el tiempo se acababa en el cronómetro y acertó a lanzarlo dos segundos antes de la explosión. Una esquirla lo convirtió en la víctima fatal. Detrás, entre quejas de golpes y magulladuras, dolores de oídos y sustos, fueron comprendiendo. Aquel camarero los salvó de un acto terrorista. En el monumento sobre el rompeolas, está su retrato donde sonríe; el pintor del pueblo lo hizo gracias a su única foto, la del pasaporte. Una pequeña tarja bajo el nombre: Ahmed, narra el acontecimiento que lo hizo héroe local. Les resulta curioso a los habitantes, que siempre junto a la foto se pueden ver lirios blancos recién cortados. Sobre todo, porque ninguno de los floristas de los alrededores los cultiva.

1 comentario

María Caridad Paez Martín 7 julio, 2016 Responder

Me resulta un cuento bie interesante , corto pero con varios mensajes todos sensibles y profundos

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies