Signo editores / Literatura a Mil

Libertad (Pablo Calvo)

Comparte este post

Al verse con los grilletes enloqueció. La celda era húmeda, el catre duro y los barrotes fríos como el sudor de ese mal sueño. Soñó que era preso, condenado al cadalso, sin opción alguna. Rodeado de ratas, un plato de loza mellado con un mendrugo de pan mohoso. La peor pesadilla. Al abrir los ojos y saberse libre resopló aliviado. No había sido su mejor siesta, pensó. Se estiró, miró por la ventana y respiró profundo satisfecho. Caminó hacia el mueble en busca del whisky. El tintineo de los hielos contra el cristal del vaso lo acompañó en su dicha. Mientras apuraba los doce años de esos líquidos cuarenta grados, sonó el teléfono. El jefe preguntaba por el informe de cuentas. Lo despachó como pudo. Al poco, su mujer le instó a recoger a sus hijos del colegio y a no olvidarse de negociar la hipoteca con el banco. Resopló y abrió el correo: facturas, extractos de tarjetas de crédito y el último pago del seguro del coche. Se sirvió otro par de dedos de espiritosa. Sudaba de nuevo. Bebió.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies