Signo editores / Literatura a Mil

Lejanías (Javier Molina Palomino)

Comparte este post

La velocidad de la luz es finita. Eso significa que cuando miramos a la luna, la vemos tal como era hace un segundo y medio.
Cuando miramos al sol, lo vemos tal como era hace ocho minutos. Cuando miramos la estrella más cercana, la vemos como era hace cuatro años.
Y cuando miramos la galaxia visible más lejana, estamos viéndola como era hace dos millones de años.
Ayer, cuando me mirabas a los ojos, esperabas que te dijera cuánto te quiero. No puedo hacerlo aunque te quiera porque no quiero mentir. Vivimos en tiempos desfasados y quizás cuando escuches mis palabras, te lleguen con un significado distinto al que tenían cuando las dije. Nunca se quiere igual.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies