Signo editores / Literatura a Mil

Las veces (Javier Palanca Corredor)

Comparte este post

Se fueron colocando cada uno en su sitio, los más en la habitación, por no decir en la cama, los menos, pero potentes, en el baño, en la cocina e incluso dos en el pasillo, y un buen número en el salón, con predominio de sofá.
Por eso quise irme yo, pero ella siempre fue más lista y más terca.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies