Signo editores / Literatura a Mil

Las mil y una pasiones de Chejov son una noche terrible para Victor Hugo (Juan Cristóbal Espinosa Hudtler)

Comparte este post

—Dígame, querido Antón, ¿por qué me dedicó esa historia extraña en la que se mata a un perro y al cochero? ¿No habría sido mejor dársela a Allan Poe?
—Tiene razón Victor, pero por desgracia a Edgar, Allan Poe como usted le dice, no le gustó ese cuento. Dijo que no lograba atemorizar a nadie y que era pura ficción porque al final el narrador confiesa que nada de lo que cuenta es verdad. ¿Usted la ha leído?
—Por supuesto y le diré que matar a un perro por celos y a un cochero, a quien se denominó como una estatua que no revelaría ningún secreto, es demasiado cruel, además ¿qué culpa tenía la criada de la inexistente esposa que no tuvo dos hijos con el personaje? ¿Cuál era su intención?
—Querido Victor, lo que quería, era hacer una crítica a los autores que escriben y escriben, pero lo que cuentan no es ni verdad ni coherente.
—Sí, Antón, pero ¿por qué a mí?
—Pues, será porque lo admiro, pero eso no es verdad. — ¿Está usted como su personaje? —No, Victor, no es mi personaje, sino yo.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies