Signo editores / Literatura a Mil

Las dos manzanas (Sarah Gil)

Comparte este post

Tenía dos manzanas. Una en cada mano. Una verde y dura en la derecha, otra roja y brillante en la izquierda.
Debía elegir.
La verde significaba la vida.
La roja, el amor.
Sólo podía escoger una.
Pero no había amor sin vida, ni vida sin amor.
Sin embargo, me decanté por el amor. Era más atrayente, más fugaz y más intenso.
Dejé caer la vida al vacío, que al tocar el suelo no tardó en pudrirse. Le di un mordisco al amor, pero resultó estar envenenado.
Oh, no, estaba arrepentida, ¡Claro que se podía vivir sin amor! Pero la vida era carcomida por momentos por insensibles gusanos, y el veneno del amor empezaba a corroer mis venas. ¿Qué sería de mí?

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies