Signo editores / Literatura a Mil

Lamento de gaviero (Pepe Llopis Manchón)

Comparte este post

No dramatices, almirante. Tu navío se hunde, sí, eso es un hecho innegable. El vaivén del agua te acaricia los tobillos y las olas quieren anidar en tu vientre en vez de romper en la orilla. No te culpo por llorar, por persignarte, por querer seguir viviendo. Pero, aún así, no seas melancólico ni hagas de esto una odisea, pues la mar siempre fue tu destino.
Gaviero, ¿a qué esperas? ¡Sumérgete antes de que te sumerjan! Ya no vas a subir jamás a la gavia, a mirar cómo las gaviotas danzan. Por tanto, ¿qué te ocurre? ¿Vas a permitir, acaso, que ese amigo de aventura que fue el océano te golpee las rodillas y te haga temblar frente a él? ¡Ni soñarlo! ¡Tú eres un gaviero digno! Así pues, amante del mar, lobo marino, dejarás este mundo como siempre quisiste: tranquilo, alejado de toda pena, y rodeado de la esencia divina que para ti fue siempre el agua.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies