Signo editores / Literatura a Mil

La vida ( Elisa Campos Aguilar)

Comparte este post

Me cansé de morir todas las semanas. Los lunes, a primera hora, siempre aparecía mi cuerpo en la orilla, escupido por las olas amargas y revueltas del Mediterráneo. Los miércoles revivía y en dos días me recuperaba, a base de sobras de los bares de playa, que se llenaban de familias que disfrutaban del buen tiempo, sin olvidar sus costumbres, por lo que bebían y comían sin parar. Primero me arrastraba como un cangrejo, dando tumbos de un lado a otro, tostado por el sol. Después me erguía sobre mis piernas, huesudas y fuertes, hasta que por fin ya podía correr. Pero el día llegó. Cuando la mar esperó, sin previo aviso, todo cambió, el cielo se volvió violeta, como las campanillas del campo, y el sol dejó de alumbrar, fue tragado por nubes de algodón de azúcar, que rezumaban dulzura celestial. Así permitió el destino que pudiera llegar a la tierra de la que nunca saldría, encarcelado por mi propio deseo de libertad.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies