Signo editores / Literatura a Mil

La última condena (David S. Pinto Sáez)

Comparte este post

Demasiados años en aquel penal. Demasiadas condenas apoyadas sobre sus vetustas espaldas. El sufrimiento de cada día tenía su eco nocturno en los bramidos que se colaban entre los barrotes de cada celda. Pero pronto acabaría todo. Aquella condena a muerte lo despojaría de todo sufrimiento. Pronto podría descansar. Pronto podría descansar su mujer, quien, agonizante por el sufrimiento y la vergüenza de ser señalada por unos vecinos, conocedores de su situación, esperaba ansiosa la ejecución de aquella última pena. Condena a muerte que, sin embargo, significaría la vida; paradójicamente encontrada tras el abismo de aquel correccional. Ya quedaban pocas horas, aunque todo ello si la espera no se lo llevaba antes. Ya no tendría que volver a taparse la cara, ni a esconderse de las inquisidoras miradas en las ocasiones que pudo escapar de aquel penal. Pronto dejaría atrás su condena. Pronto las fuerzas le obligarían a claudicar. Otro verdugo más joven lo sustituiría en aquel húmedo penal.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies