Signo editores / Literatura a Mil

La rutina fatal (José Ramón Vila Rubio)

Comparte este post

Cuando el hombre se percató de que su mujer entraba en el piso, se apresuró a esconder lo que sostenía en sus manos. Se saludaron con la rutina que imponen veinte años de matrimonio. Una rutina donde imperaba el dominio que su mujer ejercía sobre sus costumbres. Pero eso tenía que acabar. Se decidió a actuar y lograr un cambio radical en su vida. Se dirigió a su despacho, abrió el cajón donde había escondido aquel objeto con el cual esperaba conseguir el fin deseado, lo cogió con cuidado y con paso lento fue al encuentro de su esposa. Cuando llegó al comedor, ella le esperaba. Entonces, él, nervioso, pero firme, se dispuso a esgrimir el objeto en cuestión. Al reparar en ello, el rostro de la mujer demudó en una mueca de espanto, mientras él, con torpes movimientos, rasgó el envoltorio que contenía dos donuts glaseados y, desafiante, se los comió en su presencia. Ella comprendió que a partir de aquel instante todo iba a cambiar.

8 comentarios

Adelina 5 junio, 2016 Responder

Espero que tengas suerte en esta aventura en la que también participo, decirte que me gusto mucho, no esperaba que tanto suspense en tan corto texto fuese a terminar con la ingesta de un par de donuts ademas glaseados.
Muy bueno José Ramón, suerte amigo.
Adelina

Adelina 14 junio, 2016 Responder

Buenas Jose Ramón creo que leyendo se aprende y mucho dime si estoy en lo cierto, espero que me respondas y me digas que te parece. Gracias

Escena Sangrienta

La escena que contemplaba desde el lugar donde me habían indicado que me posicionase, se intuía sangrienta. Tomando su herramienta de trabajo el profesional hizo una incisión limpia y perfecta, separando ambas partes dejaba ver su interior ensangrentado, como era obvio que debería estar el entrecot que degustaría.
Adelina GN

    Ramón Vila 15 junio, 2016 Responder

    Hola Adelina, tienes razón, leyendo se aprende a escribir y cuanto más se lee más se aprende. Agradezco tu comentario del día 5. Sé que no voy a ganar pero con tu gesto tengo suficiente y de sobras.
    Respecto a Escena sangrienta he de decirte que yo lo habría escrito de otra forma. No acabo de entender la última frase y quizá es eso lo que me despista. Ya me dirás.
    Ramón V.

Adelina 23 junio, 2016 Responder

No puedo creerlo Ramón que no lo entiendas, igual es que ha ti personalmente el entrecot te gusta más hecho jjjj .
He querido recrear una escena en la que pareciese que en presencia del protagonista se esta descuartizando a alguien, pero que al final se descubre que simplemente el camarero estaba trinchando un entrecot.
Igual no he sabido darle ese sentido al microrelato, pero seguro que iré aprendiendo. Si no te importa aquí te dejo otro del mismo estilo y espero tu criterio, como te digo me gusta aprender y pienso que las criticas son las mejores lecciones.
Síntesis
El aspecto de aquella superficie era compacta y densa, la separaba del exterior una transparente y fina capa de su propio cuerpo. Era ineludible su violación para acceder a ella, una vez profanada, los fluidos internos de aquella orgánica materia se esparcirían y emanarían como la lava de un volcán.
Un saludo amigo

Adelina 26 junio, 2016 Responder

Creía que ya me habías contestado y al repasar el comentario vi una falta en “ha ti” pero no puedo corregirla. Disculpa mi torpeza. Un saludo.

jose ramon vila rubio 29 junio, 2016 Responder

Bueno parece que por fin te podré contestar.
Uno de mis defectos es que mis textos son sencillos y se entienden fácilmente (creo) y como mi neurona me gasta malas pasadas en ocasiones se me hace difícil entender otros escritos. Después de tu aclaración ya lo tengo claro. En cuanto a tu segundo micro me pasa lo mismo, tienes que disculparme.
Por otro lado me gustaría que leyeras oto micro mío enviado con el título “La felicidad o la hora del desayuno” y me dieras tu opinión. Me interesa mucho.
Gracias
R.

Adelina 1 julio, 2016 Responder

Voy a buscarlo y te cuento, y tranquilo no todo el mundo tiene la suerte, si es por eso que no puedes contestar enseguida, de tener trabajo o la ocupación. Te mando el micro que escribí para aclarar Síntesis, espero que así lo entiendas. Me es muy grato el conversar contigo, espero que al terminar el certamen continuemos intercambiando opiniones sobre la escritura es mi gran pasión, tardía pero satisfactoria para la depresión que padezco y con la que estoy aprendiendo mucho, ahí va ….
DE AQUELLA SÍNTESIS
Aquellas cincuenta palabras que se escribieron, escondían unas definiciones que confundía a sus lectores, creando en su autora una culpabilidad, pensando que no se había sabido explicar. Se apresuraba a que supiesen la verdad, pues un huevo le había costado el escribir la síntesis sin aclarar. Pero ahora dicho esta.

    jrvilarubio 8 julio, 2016 Responder

    Adelina, eso es, ahora entiendo. Tú haces trabajar las neuronas a tope. Muy bien. Dices que padeces una depresión? Yo no soy médico pero una persona con depresión no tiene la ilusión que tú tienes con la escritura y sobretodo en la forma en que tú escribes. Yo también espero que continuemos con estos comentarios después de que nos digan que ha ganado otro. En realidad encontrar gente con la que puedas hablar con libertad , ya es un premio.
    Te escribo desde el ordenador de mi mujer, el mío me lo están arreglando, supongo que te llegará igual.
    Saludos
    R.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies