Signo editores / Literatura a Mil

La refugiada (Mª José Ocaña)

Comparte este post

– Papá ¿qué es consolar?
Aquella pregunta cayó en mi corazón con el ímpetu de una ventana abierta por un golpe de viento. ¡Qué arduo es dar respuesta a un rostro que pone en ti su mayor esperanza!
“Consolar es decir la palabra acertada, es saber guardar el silencio oportuno, acompañar con tanta intensidad y tan de cerca que sea paliada la ausencia, conseguir susurrar con tus ojos pensamientos de alivio y comprensión. Consolar es un reto, es un arte, es… una forma de amar. Y también es una de las cosas más difíciles del mundo”.
Me tiró suavemente de la ropa y volví de mis recovecos filosóficos. Aquello que veíamos era real y nos tocó vivirlo en primera persona a mí y a él, padre e hijo. No era el telediario. Se dirigió a una joven que lloraba sentada sobre el suelo: lo había perdido todo en aquella desgarradora huida. Le pasó sus pequeños dedos por el rostro, limpiándole las lágrimas y retiró un mechón de su pelo por detrás de la oreja.
La refugiada sonrió y después le dio un beso.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies