Signo editores / Literatura a Mil

La pena del enterrador (Gemma U.)

Comparte este post

Subió las escaleras hastiado y caminó por el oscuro pasillo hasta posicionarse frente a la puerta de madera que lo veía salir cada anochecer. El ojo de la cerradura lo miraba fijamente, sin pestañear. Tenía miedo de introducir la llave y destrozarle la córnea así que probó a llamar al timbre, pero no había nadie en casa.

Vaciló durante unos instantes, luego actuó directamente, sin pensar, y abrió la puerta como se lo había visto hacer al resto de los vecinos.

Al entrar se encontró con lo que más temía: la cerradura yacía en el suelo, tuerta, ensangrentada y probablemente muerta. Tendría que enterrarla en el jardín junto al resto de cadáveres y volver, una vez más, a la ferretería.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies