Signo editores / Literatura a Mil

Hasta que la muerte nos separe (Gabriel Noguera)

Hasta que la muerte nos separe Comparte este post

Tras la muerte de mi mujer pensé que me quedaría solo para siempre, pero me uní a una asociación de viudos y allí conocí a Matilde, de la que me enamoró su aire melancólico. Me habló de su marido, fallecido tras una dura enfermedad. Verla llorar me afectó y decidí que quería hacerla feliz. Empezamos a vernos con frecuencia, hasta convertirnos en íntimos. Un día le propuse matrimonio y, para mi sorpresa, aceptó.

Al principio la cosa marchó bien, pero pasado un tiempo comenzó a mostrarse distante. Sin embargo, se la veía más feliz que nunca. Se acicalaba y perfumaba y salía algunas noches a cenar con unas amigas, según declaraba. Yo me temí que hubiera conocido a otro. Una noche, incapaz de soportarlo más, la seguí a un hotel. Llamé a la puerta presentándome como el servicio de habitaciones y abrió una mujer de rostro familiar. Matilde estaba sentada a una mesa con otras viudas de la asociación. Mirándome con los ojos muy abiertos, retiró las manos del tablero de ouija.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies