Signo editores / Literatura a Mil

La lista (Miguel A. Ortiz)

Comparte este post

Gritaba que los únicos que nacían eran los poetas. Que los otros se hacían leyendo. Soltaba esas cosas por la noche, en el tugurio, subido en la silla, y se hinchaba como un pavo. En fin: entre tuertos, manda el cegato. Al verme, ordenaba los folios y le ponía el capuchón al boli. Nunca me encargó ir a Apple. Escribía a mano. A mí, tanto me daba un material que otro, pero solo me pasaba la lista, y me palmeaba el hombro. Mejor hubiera sido una mediana. «Léelos», decía. Yo repasaba nombres y títulos. Tenía una letra pulcra, no como esa maldita uña larga y amarilla. Muchos adjetivos, poca higiene. Eso no se lo decía, claro. Mejor no hacerle enfadar. Le salían demonios por la boca. «¿Sí?», decía. Yo guardaba el papel, y me iba para la librería, Rambla abajo. De camino memorizaba los títulos. Igual que cámaras y ángulos muertos. Rimbaud, Carver, Salinger, Bolaño. Libros que cabían en un bolsillo. Las mañanas de sol era más complicado concentrarse con tanta minifalda y escotes. Rimbaud, Carv…

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies