Signo editores / Literatura a Mil

La línea 7 (David González Fernández)

Comparte este post

Estaba claro que el autobús que trazaba a trompicones la Línea 7 era el más controvertido de toda la flota, pues recorría las 16 paradas de su sinuoso trayecto en continua marcha atrás, provocando a diario una auténtica pesadilla urbana. Nadie parecía entender porque el Ayuntamiento de Artajona no lo retiraba de la circulación: “No hay dinero para arreglarlo”, se atrincheraba el concejal de transporte resistiendo con numantina postura el continuo asedio de la ciudadanía.
Pero lo más curioso de la polémica y dadaísta Línea 7 fue su impacto sociolingüístico. Los usuarios que se veían obligados a tener que hacer ese recorrido comenzaron a hablar al revés, afectados por el antinatural retro-avance del autobús.
En poco más de seis meses toda Artajona hablaba un idioma propio, el artajonano (“onanojatra” para los autóctonos), y al año, una comisión de geógrafos aceptó el cambio de topónimo, tal y como puede leerse a día de hoy en el cartel de entrada al municipio: “SODINEVNEIB A ANOJATRA”.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies