Signo editores / Literatura a Mil

La Joya (o los meses ocultos) (Nacho Blanco)

Comparte este post

En erótica postura diseñó la joya el orfebre. Rosa el sexo y ojos como el mar, zozobra de placer cuando la mira. Brillan sus ojos y una idea asoma: “Yo podría hacerla más grande, y sería una diosa…, ju ju ju. Níobe era de piedra, pero mi diosa será de oro y cristal, ju ju ju”. Lióse en mil diseños infructuosos y descuidó su trabajo, llegando días aciagos. Tomó una decisión: “Me inspiraré en la mujer más bella, y la hallaré en las islas de Avalon, o no me llamo Jorge Septiem”. Brea consiguió en gran cantidad. Contó su decisión a su amiga Mercè, que le aconsejó: “Jo de tu no ho faria, però jo no sóc tu”. Breve fue la despedida, y Jorge embarcó hacia tierras lejanas; pero perdió el rumbo y quedó a la deriva en el mar. Y aunque prometió volver, fue algo que no vi. Embreando las maromas del barco continuó, consumido por su obsesión. Y algunos cuentan que hace años se vio, por tierras de los antiguos Medici, embrear sus huesos a un esqueleto en un barco fantasmal.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies