Signo editores / Literatura a Mil

La chica amarilla (Val Nowhere)

Comparte este post

La chica amarilla odiaba tanto ese color que se cubrió entera de él, a ver si las avispas confundían su miedo con un hogar y en vez de picarla, la besaban.

Un día sin número conoció a Alguien, que prefería los dibujos de las flores a las propias flores, porque decía que la flor muere, pero la tinta nunca.

Y la chica amarilla se tatuó una flor, y decidió escribir con el tallo el nombre de la avispa, porque sabía exactamente el lugar de la habitación en que estaba Alguien en cada momento.

La chica amarilla mandó a sus avispas a besar a Alguien, para crear algo más que tener en común.

Pero Alguien odiaba a las avispas, y a pesar de que le gustaba la chica amarilla, no la buscó. No era suficiente. No era especial. No era un dibujo muerto.

Y la chica amarilla se enfadó con sus avispas.
Y estas le picaron.
Hasta arrancarle la flor del corazón.
Y Alguien la olvidó, porque la chica amarilla ya no era amarilla, estaba muerta.

Y a Alguien le gustaba la chica amarilla.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies