Signo editores / Literatura a Mil

Cajas (Juan Negreira Montaña)

Comparte este post

Hay una caja y dentro, otra caja más, y luego otra, y otra dentro, guardando a su vez una nueva caja. Cajas y cajas, dentro de otras cajas. La primera caja, la que contiene al resto, es de tal tamaño que nadie logra apreciar cual es su verdadera naturaleza. Asciende hacia el cielo y se pierde en él y ni siquiera sobrevolando su superficie con aviones se logra aprecia su forma final. Se intentó rodear su perímetro, pero ambas expediciones jamás lograron encontrarse en punto alguno: caminaron años y más años, siguiendo el contorno de la caja, sin reunirse entre sí. Al final los hombres han terminado por aceptar la caja, sin hacerse más preguntas, considerándola un acertijo sin solución. Lógico, ya que solo abrir la última caja dentro de la primera caja revelará la verdad sobre las cajas, que no es otra que hacer ver a los hombres que están en una más de las cajas y que la tomaban por la primera caja, solo es otra más dentro de la sucesión de cajas dentro de más cajas.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies