Signo editores / Literatura a Mil

El jardinero (Ángel Figueroba)

Comparte este post

Hoy las chinches me despellejan antes del alba. ¡Benditas chinches! Mientras me rasco capturo las telarañas del sueño. Imágenes que se repiten cada noche, pero que nunca consigo recordar. ¿Alguien soñó que fue jardinero y su vida trascurrió tranquila, monótona..? La hierba es hierba y el rocío puro cristal. Unos chicos gritones rodean al vendedor de helados. Recojo pilas inmensas de hojarasca; castaños, plátanos, abedules… que amontono sobre una carretilla y arrastro hasta una pared. Entonces les prendo fuego. La llama es pequeña, los restos arden mal, forman una niebla oscura de cenizas. Los niños juegan en un tiovivo. El aire se oscurece. Las cenizas salpican los vestidos, caen sobre el pelo suelto. De tanto en tanto, vislumbro un resto de ropa carbonizada. Las risas se apagan y los niños corren a buscar a sus madres… Despierto al horror del Lager. Si sobrevivo buscaré otro oficio. ¡Malditas chinches!
Klaus Handke, Sonderkommand.
Auschwitz II, bloque veinticinco, Agosto de 1944.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies