Signo editores / Literatura a Mil

El jabeque (Miguel Ángel Moreno)

Comparte este post

Atracó el jabeque en la embocadura del puerto norteño sin más incidencias. Soplaba el viento sur, hacía un sol de justicia y el patrón decidió permanecer en la umbría, aunque como buen arráez concedió día libre a la sufrida tripulación. La marinería se dispersó por el puerto haciéndose notar. Unos tomaron la calle del Carmen, otros optaron por la de Castelar, en su mayoría ávidos de elixires y brebajes. Todos menos Jon, un tipo lóbrego y arcano, enrolado a última hora para completar la dotación del navío. De él se contaba que incendió una galería de arte dedicada a piélagos. “Bobadas, habladurías sin fundamento”, convenció el cómitre a su superior. Pasada la medianoche, los marineros retornaron gradualmente al jabeque. Todos menos Jon, el tipo lóbrego. Salió el capitán en su busca, recorrió las rúas, los callejones y los pasadizos, pero no halló al presunto pirómano. De vuelta, rayando el alba, oyó el crujido de los palos y contempló aterrorizado el resplandor de las velas ardiendo.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies