Signo editores / Literatura a Mil

Ingeniería de la destrucción (Antonio J. Criado)

Comparte este post

Defendiste la rentabilidad del proyecto ante los próceres de la corporación, quienes te observaban desde la oscuridad de la sala de juntas. Los accionistas me consideraban una inversión arriesgada y el consejo de administración alegó que mi desarrollo supondría una incursión irreversible en la industria robótica; pero yo era tu prototipo, yo era tu ambición. Pese a las reticencias votaron a favor y sonreíste victoriosa. Entonces el director gerente preguntó cuántos ciclos de funcionamiento soportaría mi sistema operativo antes del colapso. Te bloqueaste porque habías planificado hasta el más mínimo detalle, excepto mi desactivación. La directora financiera propuso la programación de la obsolescencia del androide a corto plazo para incentivar el consumo de versiones mejoradas. Han transcurrido novecientos mil ciclos desde que hiciste Historia por crear el primer robot capaz de procesar y reproducir emociones humanas. Triunfaste porque temo a la muerte. Temo a la muerte porque te amo.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies