Signo editores / Literatura a Mil

Hora de dormir (J. A. Román)

Comparte este post

Trombón, como cada noche, no ansiaba quedarse solo en la cama. Desencantado, cerró los ojos tras ser arropado por su madre, que con dulzura, posó un beso en su frente susurrando: «que tengas dulces sueños». A lo que él contestó:
–Serán dulces si te quedas y cuentas hasta que me duerma.
– ¿Y qué quieres que te cuente? –preguntó su madre intrigada.
Trombón abrió los ojos, e invitando a que se sentará en la cama respondió:
–Pues números. Cuenta hasta infinito y cuando acabes te puedes ir.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies