Signo editores / Literatura a Mil

Hielo y amor (Estéfano Lujan)

Comparte este post

Vivimos en un mundo tan peligroso, que cuando las denominaciones relativas se confunden con las posesivas, el denominador y la persona denominada pueden volverse respectivamente poseedor y poseído. Fui “su amigo”, “su amante”, y “su esposo”, y en ninguna de estas calidades, “mi ex amiga”, “mi ex amante”, y “mi ex esposa” cesó de ser insidiosa. Sus celos la motivaron a buscar un método para retenerme: probó en mí todos los brebajes que encontró en libros esotéricos, incluso Brandy de Jerez mezclado con aletas molidas de tiburón; y me recitó fórmulas en latín mientras yo dormía; todo lo cual resultó en vano: nos divorciamos. Y sin embargo, tiempo después, consiguió recuperarme: me secuestró, para retenerme en un congelador gigante, entre trozos de hielo. Ahora soy uno de estos. Nada siento, sino mis memorias derretirse gota a gota.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies