Signo editores / Literatura a Mil

El Hidalgo (Germán Hernández Wrooman)

Comparte este post

En un lugar de Manchuria cabalgaba el hidalgo. Tomó su teléfono móvil y habló: “Ya estoy cerca, mi vida. Nos vemos en media hora”. Ansioso por llegar a su destino apresuró a su caballo. Por fin: ¡el lugar anhelado!, la casa de su dulce nena. Fue directo a la recámara, donde, desnuda, le esperaba la impaciente moza. Se despojó de todo lo despojable y se acercó a ella. Besos, caricias, más besos y más caricias… ¡y nada! “¿Qué nos pasa?, inquirió el hidalgo. “Nos pasa es mucha gente, es que no tenéis la arma dura., respondió la dulce nena. Fiel a su personalidad de ingenuo e idealista, el caballero saltó del lecho y… ¡se puso la armadura!

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies