Signo editores / Literatura a Mil

Habitación 21 (David Mañas Foncillas)

Comparte este post

Brindan, sólo son ojos en diferentes tonos de marrón y verde, llora el vino la alegría de cerezas de sus labios, los dedos de ambos entrelazados sobre la mesa forman curvas sinusoides. Ella piensa que hay naufragios que sólo duran una nube, él que un león hace lo que debe y que de lo demás se encargan las hienas. El silencio los salva, los absuelve de todo mal, de toda duda. Saben que hacen falta muchas gotas para llenar el vaso pero que sólo una lo colma; saben que van a besarse hasta esa última gota y que lo que suceda después no importará porque solo será una prolongación de este instante en el que parecen detenerse todos los relojes. Los pájaros de angustia que revoloteaban en sus pechos huyen en desbandada hacia el cielo del techo y desaparecen. Saben que han caminado por un páramo hasta este ahora en el que se tienden a descansar juntos, al fin comprenden que poco importa donde proyecten su hogar, porque el hogar de cada uno está en los ojos del otro.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies