Signo editores / Literatura a Mil

Gravidez (Elena Guichot Muñoz)

Comparte este post

La intrépida Alicia avanza por la cicatriz del pie, perfecta para asirse y dar el salto a los dedos. Sube por las uñas y se deja resbalar… explora gemelos blandos, vello espontáneo. Superficies escabrosas a mitad del camino, huellas de caídas… y un espacio blanco, infinito la seduce. Y ahora… ¿qué hace la minúscula exploradora? Evita el hueco, hecho carne, que inunda su vientre, ignora el bulto para continuar buceando en aquello que ya conoce. Una voz desespera… “escucha Alicia, oye el latido, la montaña que tiembla, el mar que acoge mi interior…” y la exploradora sigue caminando por la cabeza, amena en la selva de pelos. Confía en terreno firme, aunque sabe que no por mucho tiempo. Una mano la precipita por la cuenca de los ojos, y cegada, descubre el sosiego de no buscar, de no explorar, de no encontrar más allá de sí misma. Desciende por boca, pecho, ombligo, y reposa al percatarse del silencio, el corazón que devora su alma. Se entrega a la espera… en el centro de la isla en peso

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies