Signo editores / Literatura a Mil

Gotas rojas en la blanca nieve (Alejandro Torvisco)

Comparte este post

Pasó la tormenta. Por fin abrí los ojos. Llevaba tiempo sin comer y ,a causa de la falta de energía, me debí quedar dormido. Mire alrededor para ver si se había pasado la tormenta y podía encontrar algún puesto de montaña donde pudiese cobijarme y tomar una buena cena. Si no comía pronto moriría de hambre.

En medio de la blanca y perfecta nieve, se veían unas gotas rojas que corrompían su pureza. Unas gotas de sangre heladas a causa del frío invernal. No sabía de dónde habían salido. Era el único en ese desolado páramo. Observé a mi alrededor y no vi nada salvo una manada de lobos que me rodeaban. Tenían la boca manchada de sangre. Sangre fresca que aún goteaba de sus puntiagudos y mortíferos dientes. Cuando me mire el torso, vi que tenía un mordisco.Seguramente no lo había sentido a causa de la hipotermia. En ese momento me di cuenta de que sí que iba a acudir a una cena, pero esta vez no sería de comensal.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies