Signo editores / Literatura a Mil

Géminis (Ewal Carrión Díaz)

Comparte este post

En el tejado de la iglesia crece de madrugada, con un cielo sin nubes, entre dos jóvenes, el único charco de la región; en su superficie la luna, como costra de rubí, tiembla con cada nueva gota. Junto a él una daga, más un revoltijo de trapos, pieles, calzados y zamarros, atados con un sayo y un corpiño. Los adolescentes alzan sus rostros, miran la silueta de luceros nítida en el cielo; ambos desean palpar aquel brillo quimérico como el amor que se profesan, sentirlo sobre su piel en una constelación de deseo. Él, realista y sereno, piensa que pronto alcanzarán las estrellas; ella, utópica y exaltada, sonríe mientras le abandonan las fuerzas: ambos saben que nadie más les despreciará. Se enredan de manos y labios, un intercambio de huellas sobre sus pieles, un escrito que habla sin palabras. Antes de desmayarse, los hermanos hacen una cadena con sus dedos y así se arrojan hacia el patio; arriba queda una luna cuyo reflejo de rubí cesa de titilar.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies