Signo editores / Literatura a Mil

Gemelas (Laura Cosentino)

Comparte este post

Cuando Sandra llego al bar de Portals, noto que su presencia no pasaba desapercibida; el ambiente era tenso, y desde lejos el Capitán James la miraba con insistencia y asombro, no podía quitarle sus enormes ojos azules a la libreta que llevaba con ella.
Todos en el pueblo, se preguntaban por esa mujer que había llegado.
Cada día iba con su anotador, pedía un café ristretto, y se sentaba junto a la ventana, de allí podía observar al único barco que comunicaba el pequeño pueblo de pescadores con la ciudad, el cual era enorme para tan corto trayecto, y al que habían bautizado Invictus.
Al tercer día, dejo su mesa y se sentó en la barra del bar, tratando de entablar una conversación en el camarero, el cual también la miraba con estupor.
– Disculpe señorita. ¿Cómo es que ha vuelto?
Sandra, levanta su mirada hacia él.
– Es que nunca he estado aquí, he venido solo a buscar a mi hermana Silvia, mi hermana gemela. Ha desaparecido en el barco del Capitán James y nunca más he sabido de ella.

1 comentario

Mary D. 2 julio, 2016 Responder

El texto dispara imàgenes que se suceden sin cesar. Deja una intriga que invita a continuar el relato… què le contestò el camarero? què pasò despuès?… muy interesante…

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies