Signo editores / Literatura a Mil

El francotirador (G. Felipe Grisolía Ambrosini)

Comparte este post

Oculto por un montículo de tierra ajustó su Remington 700P, reguló la mira telescópica, verificó que el cargador estuviera dispuesto, ajustó el bípode y se tendió en el suelo. Todo estaba conforme a lo previsto para poner a prueba sus nervios. A través de la lente, observó los edificios que dominaba desde su posición. Tenía orden de apuntar y disparar, como si los que se pusieran a su alcance fuesen patos de feria. Alguna vez, al principio de la contienda, su conciencia le había impedido conciliar el sueño, pero eso había pasado; ahora pensaba que era solo un trabajo. Se consideraba un tirador infalible. Le habían asignado la misión precisamente por eso; cometía pocos errores. Mecánicamente, se giró la gorra hacia atrás. Al coronel no le gustaba que sus hombres hicieran eso, pero era una costumbre entre los mercenarios. Al francotirador, en cambio, le pareció muy oportuno. El leve movimiento y el pálido trozo de piel en mitad de la frente le indicaron la posición de un blanco perfecto.

1 comentario

Parece que por el tipo de arma que usa este hombre debió participar en la guerra de Vietnam o era uno de los marines americanos en alguna operación, ¿Tal vez en Panamá, Nicaragua o Colombia?

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies