Signo editores / Literatura a Mil

Por fin (Javier Palanca Corredor)

Comparte este post

Con una cuerda de los chinos, y el sabelotodo internet, conseguí fabricarme una soga de ahorcado que se me antojaba más que decente. Cierto que era de plástico y de un azul poco visto para estos menesteres, pero la eficacia es prioridad ante la estética.
Bueno, a estas alturas ya has deducido algo. Pues sí, cuando ya le había dado la patada al taburete y la cuerda apretaba más allá de la broma, tiré fuerte de ella hasta romper el techo de escayola y caer al suelo. Me estaba gustando.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies