Signo editores / Literatura a Mil

Fidelidad (G. Felipe Grisolía Ambrosini)

Comparte este post

Selena discrepa de sus amigas: ser infiel no debe tomarse a la ligera. Ellas se burlan. Una aventura, dicen, eleva la propia estima y ayuda a sobrellevar la rutina. Selena no se deja convencer. Ella prefiere pensar que no es así; el matrimonio es sagrado. No sabría disfrutar con otro hombre a pesar de que Mauro esté muy lejos de ser el amante perfecto. Seguramente, piensa, la culpa es de los dos, pero eso no importa, hace tiempo que tiene que acabar en el baño lo que él deja a medias. Hoy lo tiene asimilado. Así que, cada noche, mientras Mauro duerme, ella se encierra en el baño y se satisface sola. Desnuda ante el gran espejo, se acaricia y fantasea con su cuerpo. Luego, cuando alcanza el placer, en tanto ceden los espasmos, se envuelve en su bata y se despide de sí misma con un beso. Después, apaga la luz y cierra la ventana. Ella no necesita engañar a Mauro para sentirse realizada; le alcanza con saber que en la vivienda de enfrente hay un chico precioso que vive de su espectáculo.

1 comentario

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies