Signo editores / Literatura a Mil

Faicán (Carlos Odeh Alonso)

Comparte este post

Agachado siente el rumor de la tierra bajo sus pies, ausculta señales en el cielo: luces y cometas. Conocedor divino de los secretos, liberado el cuerpo de cadenas: designios silenciosos y perdidos ocasos. La espuma de los mares, su caricia sobre los farallones, movimiento de estrellas marinas, súbito estremecimiento de montañas vomitando fuego, lamento de la ahulaga y la palmera. Corazón de malpaís, oscuro y solitario cuchillo de obsidiana. Secretamente pacta con las sombras, acomete con sus cantos las nubes pasajeras. Roque más frágil, pequeño, amasijo de huesos y carne. Dibujando signos en la arena, en la roca, en el viento, plegarias más viejas que el tiempo: destino en el vuelo de las aves. Donde el mar estremece la arena, protector de los hijos del alisio: la raza que vino del mar. Interroga fugitivas estrellas, ojos cerrados de par en par: llanto, sangre, plegarias, pechos partidos, ululantes sombras, macabras sombras que, sobre las grandes aguas, se aproximan.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies